PROCESO DE ELABORACIÓN:
Estas uvas son esperadas hasta determinar su momento óptimo de cosecha, que está definido por la madurez, el peso del grano, concentración aromática, etcétera.
Se realiza una maceración en frío a 1oº aprox. durante 2-3 días, teniendo como objetivo la extracción de aromas a frutas y color.
Luego se procede a la siembra de levaduras seleccionadas, que realizarán la fermentación alcohólica a una temperatura de 25º a 28º. Esta fermentación se da en aproximadamente 7 días.
Este vino realizará la fermentación maloláctica de forma natural en tanques.

Espumoso natural: Chardonnay

PROCESO DE ELABORACIÓN:
A partir de uvas de la variedad Chardonnay de la región de Cerro Chapeu y Viognier de la región de Montevideo se preparó el vino base para este espumoso elaborado por el método champenois.
El mismo reúne las características de buena acidez y frescor que le aporta el Chardonnay y el cuerpo y aroma floral del Viognier, resultando en un producto de personalidad bien marcada y con estructura, para conseguir una correcta evolución de las burbujas y gran complejidad aromática y gustativa.
El proceso de toma de espuma a través de la refermentación se hizo mediante la adición de levaduras nativas seleccionadas, las que permanecieron en botella en nuestras cavas durante 10 meses fermentando a 15 9C. De esta forma, se obtiene la complejidad sensorial que proviene de las levaduras con las características aromáticas de ambas variedades, resaltadas gracias a este tiempo de crianza. Finalizado este proceso las botellas se disponen en pupitres, por 15 días; durante este período se efectúan dos «remuages» por día a los efectos de clarificar el vino concentrando las borras en el pico de la botella.
En octubre de 2007 se realizó el degüello y se adicionó licor de expedición para Extra Brut con tapón de corcho natural.

Tannat Syrah 2006

PROCESO DE ELABORACIÓN:
Al alcanzar el punto óptimo de madurez, se realiza una exigente cosecha de los mejores racimos y una posterior selección de bayas, previo a la molienda de las cepas Tannat y Syrah.
La fermentación se realizó a una temperatura controlada (en el entorno de los 23 ºC), ambas duraron 9 días, con una evolución normal. En el vino Tannat se practicó maceración posfermentación durante tres días, dando un intenso color púrpura.
Un amplio panel de degustadores decidió las proporciones adecuadas para el “assemblage” de estas variedades (Tannat 80% – Syrah 20%). Se lo estabilizó en frío y filtró ligeramente antes del embotellado.
El 50% del vino obtenido se colocó en barricas de roble francés, buscando mayor complejidad aromática y evolución en la boca. Luego de tres meses se destacaron en nariz las notas especiadas, el tabaco y la compota; mientras que en la boca se sentía redondo, equilibrado y con buen cuerpo. Este vino fue envasado sin tratamiento de frío ni filtración.

El fuet (longaniza) de El POZO

Queremos comentarles de una propuesta de la firma El Pozo donde lanza su fuet imperial para los despistados se trata de un embutido muy reconocido en Cataluña y que no puede faltar en cada cocina española.
Su elaboración esta compuesta por carne de cerdo picada con agregados de ajo y pimienta para dar gusto de primer nivel.El Fuet se sirve generalmente para empezar la velada, un aperitivo de tradición que no pueden dejar de probar.

Durante el proceso de reposo es habitual que se formen unas manchas blancas que lo recubren. Puede ofrecer muchos sabores distintos en función del proceso de fermentación que haya pasado y del tipo de especias que se hayan usado.
Siempre me ha gustado el Chorizo, el Salchichón y el Fuet. Son embutidos de la Tierra sabrosos y que consiguen que mi paladar se sienta especialmente feliz.
Por nuestra parte es un aperitivo que no puede faltar en la mesa de casa para compartir con la familia como también con los amigos.
Este es un alimento totalmente sano y gustoso, te recomendamos tener este tipo de alimentos en una vida sana.
En casa lo comemos como aperitivo, si es tarde y aún no está hecha la comida o en bocadillo.

Categoría: General  Tags:  Deja un comentario

Información sobre espumantes naturales

Estos vinos son elaborados a partir de una segunda fermentación, que puede realizarse en botella o en un recipiente hermético. Lo importante es que el gas carbónico se produce en forma natural. Las diferencias están en el método de elaboración. Si es en botellas es método Champenoise o tradicional, si es en grandes envases (tanques) es método Charmat. El método tradicional, con una segunda fermentación en la botella, es por supuesto la forma original en que se elabora, la que se sigue practicando en la zona de Champagne y también es la forma en que se elabora en Uruguay. Las variedades que se utilizan para la elaboración son el Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay (las dos primeras son cepas tintas). La temperatura durante la segunda fermentación y el tiempo de contacto con la borra (levaduras) es lo que va a determinar su calidad. ¿Cómo medimos la calidad cuando lo vamos a consumir? Por el tamaño de las burbujas, la forma en que estas se desprenden de la copa y la persistencia de la espuma (corona de burbujas). Con este método de elaboración encontramos productos de diferentes nombres, por supuesto el más reconocido es el Champagne.

Pero también tenemos el Cava, el Cremant y nuestros espumosos naturales. Los elaborados por el método charmat son generalmente más jóvenes y vamos a notar menor persistencia en la espuma. Los elaborados de esta forma generalmente no lo especifican en la etiqueta. Este tipo de elaboración más industrial tiene como ventaja una mayor uniformidad en las partidas. En el caso de los espumantes naturales, vamos a encontrarlos con diferente cantidad de azúcar, por supuesto agregado como licor de expedición. El azúcar no puede ser natural, ya que en la segunda fermentación las levaduras lo consumen para producir el gas carbónico. De acuerdo al contenido de azúcar se clasifican en nature, brut, de-misec, dulce. Probablemente los de mejor calidad son los tipos nature y brut, simplemente porque la bodega destina las mejores partidas a estos.

Asti espumante: espumoso italiano

Es el espumoso italiano más famoso del mundo. Elaborado a partir de la uva Moscatel, una variedad muy aromática, conocida por los romanos con el nombre de «muscum», almizcle, debido a su fuerte aroma. Es elaborado en la localidad piamontesa de Asti, de donde lleva el nombre. En el caso del Asti el gas carbónico es natural, pero la característica que hace único a este vino es que adquiere el gas carbónico en la primera fermentación. Se comienza la fermentación del mosto en depósitos herméticos y en determinado momento esta se interrumpe, de esta forma quedan azúcares sin transformar en alcohol.

Frizzantes: vinos de aguja

Estos son lo que los españoles llaman vino de aguja. Tienen una cantidad de gas carbónico inferior a 1,5 atmósferas de presión. Es la cantidad de gas suficiente para sentir como unos pinchacitos en la lengua. Generalmente tienen un contenido de azúcar superior a los 20 g/l. Se caracterizan además por ser elaborados con vinos aromáticos, lo que los transforma en bebidas muy amables para tomar. Son bebidas diseñadas principalmente para jóvenes y nuevos consumidores. Qué uruguayo no ha disfrutado de un Medio y Medio bien frío (aunque en este caso la cantidad de azúcar es superior).

Burbujas de estación

Llega la época de la segunda cosecha: vinos espumosos y productos con gas carbónico.
Estos vinos son especiales para los meses de calor y para acompañar las fiestas de fin de año.
Los técnicos explican que para lograr un vino espumoso el gas carbónico se consigue haciendo que se produzca fermentación dentro de una botella cerrada y en algunos casos en depósitos cerrados de algunos hectolitros.
Otra forma de obtener burbujas es agregando a un vino tranquilo gas carbónico antes de ponerlo en la botella.
De todas formas, estas bebidas tienen una premisa en común: se deben beber bien frías para poder conservar el gas carbónico que se encuentra disuelto y no perderlo. Para esto, la temperatura se debe encontrar en el entorno de los 7°.
Además, es importante comprarlos en un lugar con alta rotación y no guardarlos por mucho tiempo. El corcho es permeable a los gases, por lo que si se guarda por períodos de tiempo muy largos se puede encontrar un producto con menos gas, lo que equivale a un «vino defectuoso».

Vino de exportación

Hace muy poco tiempo la bodega sacó un vino de corte especial para una variedad nueva que tiene Tannat, Shiraz y Viognier, tintos y blanco. «Es el segundo container que enviamos a Sue-cia y que estamos compartiendo en noviembre con los socios de Cava Privada. No es un vino tradicional; empezamos a desarrollarlo para Suecia, ahora hay algunos pedidos para Francia y se presenta para el mercado local», señala Pisano.
Desde que en 1997 Pisano empezó a visitar las ferias internacionales, el camino siempre fue el mismo: «Se hace una búsqueda de lo auténtico y lo regional; cuáles son las características de la uva, del vino, que otorgan esos atributos a un país tan exótico para los consumidores europeos como es Uruguay».
Al costado del Tannat, Pisano defiende al torrantes como el blanco típico: «Los compartimos con Argentina, pero en la situación climática de Uruguay desarrolla vinos muy perfumados y más delicados y eso nos ha ayudado a posicionar un vino blanco al costado del Tannat como una variedad que marca mucha presencia y diferenciación».

Frente a la búsqueda de vinos modernos, a la certeza de que «el mejor vino es el del año que viene», parece que aquellas raíces de la Liguria estuvieran ya muy lejos. Pero no. «Este año fuimos a Vinexpo, en Bordeaux», relata Pisano, «y después con mi hermano Daniel, mi hijo Felipe, el hijo de Eduardo, Ismael, y Juan, el hijo de Daniel-una generación de entre los 15 y 18 años- fuimos a Italia, a la casa donde nació mi abuelo, para que ellos conocieran las raíces».
Después de estar en contacto con lo más saliente del planeta vino, en el vértigo futurista de la feria, ese puñado de adolescentes experimentó un viaje al pasado: «Para poder entender la pasión que a veces tenemos nosotros para estar tanto tiempo en la bodega, sacrificando parte de las horas que podemos estar con los hijos, es importante saber de dónde uno vino».

Objetos de valor

Cerca de la entrada a la bodega se conserva un puñado de antigüedades: herramientas de hace 70 años con las que se inauguró el proceso productivo: una vieja prensa, la primera moledora del abuelo, piletas con un sistema de tapas muy conveniente y una tapadora manual. Hoy, la bodega apuesta a «mucha individualización» mediante la optimización de la trazabilidad. En el laboratorio, los controles incluyen un software -creado por un uruguayo- que identifica las barricas y sus movimientos, la temperatura de entrada del líquido y todos los datos de la evolución en cada recipiente: «Es un proceso delicado y depende mucho de la gente».
«Mi abuelo tuvo tres hijos», cuenta Gustavo Pisano, «el mayor es mi padre, que quedó al frente de la bodega. Desde mi abuelo y mi padre y nosotros, si algo existió siempre fue el trabajo personalizado en el vino, en un vino que se destaque por la calidad y no por la cantidad».
Por eso, relata, la empresa sigue siendo «una bodega de mediana a chica» donde «el perñ’l siempre va a apuntar hacia los vinos de altos segmentos», porque «es la estrategia que debe encarar Uruguay».

En los cuadros hay plantas históricas: 10 de los primeros viñedos, de variedades comunes, que tienen más de 70 años. Otras plantas tienen más de 50 años y algunas variedades, como Harriague y Trebbiano, están representadas por plantas antiguas. Las viejas viñas de Harriague, que producen entre 4.000 y 5.000 kilos por hectárea, son las que se usan para uno de los vinos orgullo y emblema de los Pisano: Axis Mundi.
El vino es uno de los pocos productos en los que la elaboración artesanal convive con procedimientos industriales. Según Pisano «las bodegas familiares o artesanales apuntan a la satisfacción del cliente pero también a la satisfacción propia. En el caso de nuestra familia, nos gusta el vino que hacemos, es el vino que tomamos los domingos al mediodía».
La personalidad de los vinos es el sello de la etiqueta Pisano: «Para nosotros tiene mucho peso la tradición de la familia pero somos abiertos a lo que pasa en el acto de la creación. Mi sobrino (Gabriel Pisano, enólogo) es creador de vinos nuevos; por ejemplo, nunca hubiéramos imaginado hacer un espumoso de Tannat, pero con la mente abierta y la capacidad de probar, como una posibilidad más del Tannat, hicimos el espumoso negro y es un producto sorprendente».
«Es inigualable para comer con ciertas comidas, como achuras, carnes muy grasas, mollejas, chinchulines», sostiene Gustavo. Se suma al licor de Tannat: «Otra creación que viene de las nuevas generaciones», comentó el propietario.