Archivo para la Categoría » Cepas de vinos «

Variedades de uvas blancas

Características.
Los racimos tienen forma cilindrica y tamaño mediano. Los granos son pequeños, color amarillo verdoso. Plantada en un terreno fértil tiende a dar una producción excesiva que diluye, en gran medida, su tipicidad. El reconocido vigor de sus viñedos resulta un factor a controlar cuando el objetivo es lograr un producto de alta calidad. Por esa razón, muchos expertos aconsejan a los viticultores que procuran la excelencia plantarla injertada sobre un pie de baja productividad.

Cepas blancas

Sauvignon Blanc.
Orígenes y difusión.
En Francia, en el alto valle del Loira, se la encuentra tal vez en su máxima expresión de elegancia, en especial, en la zona de Pouilly, de suelos calizos, logra una expresividad que ayuda a justificar el concepto del terroir. Es allí donde sus vinos presentan un matiz aromático mineral, que recuerda a la “piedra del yesquero” y de ahí que en esa comarca se la llame también Blanc Fumé (en California, Fumé Blanc). En Burdeos la Sauvignon Blanc se cultiva extensamente y los expertos la consideran originaria de esta región, sin evidencias que demuestren lo contrario. Su cultivo se extendió a otras comarcas francesas dado el firme interés que existe por sus vinos a nivel internacional. Por esta razón, esta cepa que en 1968 ocupaba el lugar 13o de producción de acuerdo a la extensión de viñedos en el censo vinícola francés, en la década de 1990 se ubicaba cuarta entre las variedades blancas. Del otro lado de los Alpes, en el Friuli italiano, la Sauvignon Blanc se cultiva con esmero y los varietales que se elaboran con ella cuentan con el reconocimiento de los entendidos. En Alemania y la península Ibérica no ha tenido una gran acogida pero en ambos países hay otras cepas blancas que ofrecen aromas y sabores parecidos.
En el resto del mundo -California, Cono Sur de América, Sud África y Oceanía- se ha difundido con fuerza. En Chile integra junto a la Chardonnay el dúo blanco exportable. Las principales bodegas argentinas la consideran de gran importancia, tanto para el mercado interno como para el externo. Sin embargo, es Nueva Zelanda el país que ha encontrado, después de Francía, la mejor forma de trabajarla. Allí, en un clima templado, húmedo y exento de altas temperaturas, sus aromas se potenciaron y hoy sus vinos son muy solicitados por todos los consumidores del mundo.
Este pequeño pais del Hemisferio Sur que, a partir de la década de 1970, hizo un concienzudo esfuerzo para adaptar esta variedad a su clima y suelo, puede considerarse como la segunda patria de la Sauvignon Blanc.

Tipos de cepas

La familia de la Vitis vinifera.
Los expertos no se ponen de acuerdo acerca del número de variedades de vid que se cultivan en el mundo. Algunos lo sitúan en 4.000, otros dicen que esa cifra se queda corta. De todas maneras no parece muy útil intentar llegar a una conclusión, porque en Europa las cepas migraron de unos paises a otros y en sus nuevas patrias fueron rebautizadas. Esto dificulta enormemente un eventual censo. De todas maneras, los cepajes de Vitis vinifera que aparecen en el mercado, en forma de vinos varietales, están muy lejos esa cifra. Como en el resto del mundo, en Uruguay algunas variedades concitan mayor interés que otras por parte de los consumidores. Bodegas y viticultores, sin embargo, confían también en otras cepas que proponen a sus clientes. En nuestro país, entre las cepas tintas que se destinan a la elaboración de vinos finos, hay un claro predominio de las que provienen de Francia. Esto no quiere decir que, dentro de la gran familia de la Vitis vinifera, no existan otras de calidad parecida. De España, la Tempranillo; de Italia, la Sangiovese y la Nebbiolo tienen escasa presencia en el abanico que ofrecen las bodegas nacionales. Sin embargo, algunas de las mejor conocidas variedades francesas tampoco han tenido demasiada difusión en el medio. Tal es el caso de la Syrah y de la Malbec. Son pocos los varietales nacionales disponibles elaborados a partir de esas cepas no obstante la gran avidez de los consumidores por descubrir y disfrutar las novedades.

Vinos tannat

Las cepas con más futuro.
En Uruguay, el futuro de la variedad Tannat está basado en dos grandes pilares. Por un lado, su innegable adaptación a nuestras condiciones de clima y suelo que la convierten en una variedad de excelente comportamiento agrícola y generadora de un vino diferente, original y de muy buena calidad. Por otro lado, la originalidad mencionada brinda un gran apoyo a la variedad porque la convierte en un inimitable emblema de nuestro país. En cuanto al desarrollo de otras variedades en Uruguay, carecemos de investigación básica. Más allá del éxito de las cepas Cabernet Sauvignon, Cabemet Franc, Merlot, Sauvignon Blanc y Chardonnay se puede decir que hemos mirado mucho hacia Francia y poco a países como España e Italia que podrían seguramente ofrecernos un parque varietal interesantísimo sobre el cual experimentar.

La edad de las cepas

En Uruguay, la reconversión de los viñedos está muy adelantada. El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI) ha promovido el arranquío de plantas de baja calidad, para sustituirlas por las de selección clonal. Las cepas más extendidas son: Sauvignon Blanc, Chardonnay, Gewürztraminer, Merlot, Cabemet Franc, Cabernet Sauvignon, Syrah y Tannat. Este proceso comenzó en la década de 1980 y se aceleró en la de 1990. En consecuencia, una gran parte de las plantas de las variedades finas todavía aportarán mayor calidad de fruta cuando su desarrollo completo culmine en los próximos años y sean adultas. Se considera que una planta de vid alcanza la mayoría de edad cuando llega a los 8 o 10 años. La antigüedad de la cepa es sin duda un elemento de excelencia del viñedo.

Floracion vid

Floracion vid

La floración y el cuajado.
Algunas semanas más tarde, un suave perfume denota la presencia de miles de flores diminutas. Cuando el entorno se templa un poco más, ellas van adquiriendo mayor tamaño y se produce la fecundación, gracias a la cual cada flor se transforma en un pequeño grano verde. A este último proceso se le llama cuajado.

Cultivo de la vid

Cultivo de la vid

La brotación y el crecimiento.
Terminado el invierno, la temperatura del suelo asciende, supera la cota de los 10°C y las raíces pueden retomar su actividad. La savia circula otra vez, transportando los alimentos vitales y la vid, estimulada, se cubre de pámpanos, zarcillos, hojas y racimos hasta transformarse en una atractiva mata verde.

Ciclo biologico de la vid

Ciclo biologico de la vid

El período de dormancia.
El reposo invernal comienza cuando la temperatura del suelo desciende debajo de los 10 °C. Como la savia apenas circula, las raíces no pueden cumplir con su función de alimentar la planta. Las hojas pierden su frescura por falta de nutrientes, se secan, caen y dejan al descubierto el tronco y los sarmientos secos. En este período, llamado de dormancia, durante el cual la vid tiene sus funciones aletargadas, adormecidas, el viticultor aprovecha para podarla. Así, cuando se reinicia el ciclo vital y la planta entra en plena producción, la fruta será mejor.

Ciclo de la vid

Ciclo de la vid

El ciclo de la vid.
Si se visita la viña en invierno el verde está ausente y sólo las ramas grises tendidas en los hilos de alambre, en apariencia dormidas, recuerdan la presencia de una usina vegetal que meses antes se cargaba de granos. En primavera, en cambio, ese paisaje cambia drásticamente preparando la aparición de los racimos. La planta repite año tras año, un ciclo biológico que la lleva desde el reposo invernal, en el que se despoja de sus hojas y no da ninguna señal de vida, hasta la completa maduración de los frutos.

Cepas de vinos

Cepas de vinos

La edad de las cepas.
Las cepas de vid necesitan de un período de entre 10 a 15 años para encontrar su equilibrio en el ecosistema donde fueron implantadas. A partir de los 10 años comienzan a dar los mejores frutos. La estabilidad del ciclo vegetativo en las cepas adultas induce a una mayor capacidad de síntesis de la planta a la hora de construir las reservas y producir uvas con mayor concentración de sabores y aromas.